Lo cotidiano (2014)

El viaje, el eterno viaje, que no es exactamente un regreso a Ítaca, sino un tránsito continuo por ella, tránsito que despliega amor y ternura hacia ese universo que interioriza en un intento de aislarlo de temores y temblores desde una mirada artística y protectora, que lo convierte en creación propia. Y es que, como alguien dijo, “no hay un yo sin un paisaje”.

Luis Arias Argüelles-Meres

El Comercio. Agosto 2014

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba