Escenas estivales

La amabilidad del motivo escogido permite ahondar en los aspectos más plásticos del mismo una vez liberada la artista de cierto corsé teórico, lo que le ha permitido ganar en expresividad. La serie presentada de forma continuada sobre la pared trata de envolvernos, atrapándonos en este entorno playero, en esta miríada de de personajes cuya vulgaridad, exhibicionismo o tedio retrata con acierto. Y la narración a que nos tenía acostumbrados en anteriores series ha devenido en color, forma, representación de un paisaje humano. Todo ello ha requerido nuevos planteamientos, otros desafíos que Celsa Díaz ha sabido resolver recuperando el placer de pintar, logrando un estilo personal que la identifica.

Jaime Luis Martín
Papeles de la Casa Municipal de Cultura de Avilés. Octubre, 1998

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba